Reino Rajoy: De eludir los crímenes del franquismo, a firmar acuerdos para el exterminio

Reino Rajoy: De eludir los crímenes del franquismo, a firmar acuerdos para el exterminio

REDCOM

En Argentina el mandatario español fue exhortado a comprometerse con las víctimas del franquismo, pero eludió esa y otras cuestiones, que omitió responder. En Madrid lo espera el Príncipe de Arabía Saudita para firmar acuerdos de Defensa. Los socios de un exterminio. ¿A dónde van las armas? Rajoy, Pasvididad y Actividad febril


Rajoy, en el Parque de la Memoria, durante un homenaje a víctimas españolas del terrorismo de Estado. Foto: Telam.

Entre dos orillas

En el último día de la visita oficial de Mariano Rajoy a la Argentina, el mandatario español fue exhortado a comprometerse con las víctimas del franquismo. En contraste con el ambiente edulcorado que venía encontrando su paso por nuestro país, ayer los organismos de derechos humanos le pidieron a Rajoy que “tome medidas para que el Estado español juzgue a los acusados de crímenes de lesa humanidad cometidos durante el franquismo o extradite a los imputados”. Además, el diputado nacional de Unidad Ciudadana Horacio Pietragalla le entregó una carta en la que le recordó que “la Justicia argentina lleva adelante procesos iniciados por numerosas familias víctimas del franquismo ante la imposibilidad de obtener una respuesta jurisdiccional en su país”.

“¡Vete a la mierda, coño! ¿Y de los crímenes de los comunistas, qué?”, soltó un miembro de la comitiva española, segundos después de que un periodista le preguntara a Rajoy si tenía pensado “hacer algo con los crímenes del franquismo” o si había intenciones de construir un sitio de la memoria similar en España. El intercambio se produjo en el Parque de la Memoria, durante el homenaje a las víctimas españolas del terrorismo de Estado, que formó parte de la agenda de cierre de la visita diplomática. El mandatario eludió esa y otras cuestiones, que omitió responder.

Los organismos de derechos humanos le recordaron que el año pasado la ONU pidió expresamente que el Estado que él representa atienda “de forma urgente los reclamos de las víctimas de la guerra civil y del franquismo” y lamentaron que “una serie de decisiones del Estado español limitaron el efecto de esta institución legal eficaz”, en alusión a la aplicación de la jurisdicción universal en la que el país ibérico fue pionero. “Los crímenes aberrantes a los que nos referimos afectan a toda la humanidad y por eso importan a la comunidad internacional. Solicitamos que impulse medidas que contribuyan a la Memoria, la Verdad y la Justicia de las víctimas de la guerra civil y del franquismo”, concluye el documento firmado por Abuelas de Plaza de Mayo, APDH y el CELS, entre otros.

Mientras que en Argentina el representante del Régimen español elude a los organismos de DDHH y enfrentar los címenes de Lesa Humanidad acomentidos por el franquismo, en Madrid lo espera el príncipe saudí, Mohamed bin Salmán, con quien firmará un acuerdo para la construcción de cinco corbetas. También de aquel lado del charco deberá enfrentar a distitntas ONG´s que rechazan enfáticamente la venta de armas españolas a Arabia Saudí por su implicación en la guerra de Yemen.

El príncipe heredero saudí fue serecibido hoy por los Reyes, Rajoy, y la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, para la firma de dicho contrato. La empresa implicada en la venta de cinco corbetas de tipo Avante 2200 por valor de unos 2.000 millones de euros, será Navantia. También construirá una base naval en Arabia Saudí, donde atracarán los barcos, y la instrucción de militares saudíes para el manejo de los buques. Estos acuerdos armaméntisticos son posibilitados por la influencia y relaciones que la Casa Real española tiene con distintos reinos de Oriente Medio. Ya Felipe VI realizó en enero del año pasado su primer viaje oficial a Arabia Saudí, invitado por el rey Salmán, para continuar con los negocios iniciados por su padre Juan Carlos.

El rey Felipe recibe al príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salmán, hoy en el Palacio de la Zarzuela. Foto: EFE

Los socios de un exterminio

Al menos resulta extraño. Rajoy se permite el lujo, por un lado, de no enfrentar la barbarie llevada adelante por el franquismo, de no adoptar una posición firme frente a los crímenes aberrantes de lesa humanidad, pero por otro lado, es socio indispensable del genocidio que acomete Arabia Saudita en Yemen. Socio de los bombardeos sistematicos que desde hace casi tres años sufren los yemeníes y que ya han causado la muerte de al menos 10 mil civiles. Ryad vien castigando de una manera atroz a la población civil sin justificación alguna.

El régimen saudí impide, a través de sus aviones, aterrizar en Saná, y sus navíos atracar en el puerto de Hodeida. Alimentos, medicinas y combustible imprescindibles para la vida de millones de personas no pueden llegar a su destino. La destrucción por hambre de la población civil yemenita se ha convertido en un objetivo y es usada como un arma de guerra.

Una niña busca sobras entre un basural en las calles de Saná en Yemen. Foto: AP

Arabia Saudí necesita permanentemente de material bélico para realizar esta acometida perversa y España está para "solidarizarse" con sus socios comerciales. Parte de sus instituciones están por la labor. A finales de septiembre del año pasado la Comisión de Defensa del Congreso rechazazó vetar la venta de armas españolas a Arabia Saudí por su implicación en la guerra de Yemen, tal como sí han reclamado varias ONG y el propio Parlamento europeo. La propuesta incluía la suspensión de los contratos en vigor y la prohibición de nuevos.

Según han denunciado las ONG participantes en la campaña Armas bajo control (Amnistía Internacional, Greenpeace, Fundipau y Oxfam Intermón), España ha enviado más de 650 millones en armamento a Arabia Saudí desde que se inició su intervención militar en Yemen en 2015, provocando una catástrofe humanitaria. Navantia ultima la venta de cinco corbetas a Riad por 2000 millones de euros, en el que sería el mayor contrato de exportación de la historia del astillero público.

El Congreso también ha rechazado la propuesta de denegar las exportaciones de armamento a Irak, salvo que se demostrara que sus Fuerzas Armadas actúan con pleno respeto a los derechos humanos. Se da la circunstancia de que militares españoles participan en la instrucción del Ejército y la policía iraquíes, a los que empresas españolas han vendido material bélico por más de 100 millones.

Fuente: El País.

Ya en 2015 las exportaciones españolas de material de Defensa aumentaron un 16,1%, hasta los 3.720 millones de euros, según las estadísticas de la Secretaría de Estado de Comercio. Se superó así el bache de 2014, cuando cayeron un 18%, y se situaron muy cerca del récord histórico de 2013 (3.907,9 millones). Pero la mejor muestra del fuerte crecimiento de las ventas de armas es que el Gobierno autorizó operaciones por 10.676,9 millones, casi el tripe que en 2014.

Arabia Saudí, el mejor cliente. 

La monarquía saudí sigue siendo el mejor cliente fuera de Europa de la industria española de Defensa. Ya lo era en 2014, pero desde 2015 viene creciendo en términos absolutos y porcentuales (pasa del 9,1 a casi el 15% del total). Si se suman los demás reinos del Golfo (Omán, Bahrein, Emiratos, Catar y Kuwait) las compras de armas españolas llegaron a 715 millones.

Arabia Saudí ha comprado dos aviones de reabastecimiento en vuelo y uno de transporte, con sus correspondientes repuestos, granadas de mortero y munición de artillería por 42 millones. Según el informe de Comercio, “todas las licencias relativas a munición [para Arabia Saudí] fueron acompañadas de certificados de último destino con estrictas cláusulas de no reexportación o uso fuera del territorio del país”. Es decir, no podría emplearse en la intervención militar que Riad encabeza en Yemen, aunque no se sabe cómo se verifica.

¿A dónde van las armas?

Es por demás de preocupante el aumento indiscriminado en las ventas de material de defensa desde España a Arabia Saudita llegaron casi a los 1.400 millones de euros entre 2012 y 2016, convirtiéndose en el tercer proveedor de armamento del régimen saudí. La principal alarma la el destino final de esas armas.

El cuestionado negocio de las armas en España, y en particular las exportaciones de armamento a Arabia Saudita, vuelve a estar en el ojo del huracán, en medio del conflicto en Yemen, que la ONU calificó como una "catástrofe humanitaria", y tras los atentados terroristas que sacudieron Barcelona el pasado mes de agosto.

Amnistía Internacional, junto con otras organizaciones internacionales como Oxfam, lidera una campaña llamada Armas bajo control, y exige al gobierno español detener las exportaciones de armas a Arabia Saudita, ante "los indicios" de que "la partes enfrentadas en el conflicto de Yemen han cometido, con total impunidad, graves violaciones del derecho internacional".

La principal preocupación es que las armas que España exporta a Arabia Saudita terminen en Yemen, algo que quebrantaría la propia ley española y el derecho internacional. El conflicto iniciado en 2015 en Yemen, entre fuerzas del gobierno apoyadas por una coalición dirigida por Arabia Saudita y el movimiento rebelde de los hutíes, ha sumido al país en una terrible crisis humanitaria. En casi tres años de guerra, hogares, hospitales y colegios han sido destruidos por los bombardeos aéreos sauditas y al menos 10.000 civiles han muerto.

El bloqueo impuesto por la coalición ha desatado un desastre humanitario, con el 70% de la población necesitada de ayuda. Involucrado en esa operación, Arabia Saudita fue en 2015 el tercer país con mayor gasto militar en el mundo, según el SIPRI.

Tanto la legislación española como el Tratado sobre el Comercio de Armas -del que España es parte- son mecanismos usados supuestamente para asegurar una exportación responsable de armamento y que las armas exportadas no se usen para cometer violaciones al derecho internacional.

"Cada solicitud de exportación autorizada a Arabia Saudita y a los países de la Liga Árabe ha estado acompañada de garantías de uso final y de estrictas cláusulas de no reexportación", dijeron desde la Secretaía de Comercio español.

Pero "el certificado de uso final no deja de ser un documento. Puede ser papel mojado". El problema radica, para Amnistía Internacional, en que, por un lado, las reuniones en las que se autorizan las exportaciones de armas son secretas, por lo que no se sabe cómo se evalúa el riesgo de uso de las armas en Yemen". Por otro lado, España no dispone de mecanismos de control sobre el terreno que examinen que efectivamente las armas españolas no se estén usando en Yemen.

Fuente: BBC

La mayor parte de los ingresos reportados en cuando a la venta de armamento desde España a Arabia Saudita corresponde a aviones de reabastecimiento y repuestos para aeronaves, pero también munición, bombas, granada y ahora, cinco corbetas, la construcción de un puerto y cursos para el manejo de estas corbetas.

La llegada de Rajoy a España, luego de unos días edulcorados en la Argentina, significa enfrentarse con las distintas organizaciones que, en este caso, demandan el cese de las exportaciones desde España a Arabia Saudita, esto también representa un problema. Por un lado "hay un alto porcentaje en munición, artillería, bombas", y por otro lado, "los aviones de reabastecimiento son esenciales" en el genocidio de Arabia Saudita en Yemen.

Sin embargo, "los equipos incluidos en las estadísticas de exportación de los últimos años no parecen contravenir ese Tratado (sobre el Comercio de Armas) que, en su mayoría, corresponde a equipo militar de aviación fabricado en cooperación con socios europeos".

"Cuando se constata ese riesgo, la Junta (Interministerial Reguladora del Comercio Exterior de Material de Defensa y de Doble Uso) procede a denegar las exportaciones", agregó. Ese organismo es el encargado de autorizar las exportaciones de armamento. Pero, "no puede evitar que Arabia Saudita o un comprador autorizado utilice el material previamente ya exportado".

Pese a que la cuota del mercado que tiene España es pequeña en comparación con los grandes exportadores, hay algo en este negocio que preocupa a organizaciones y sociedad civil: los clientes. Fuente: BBC

Rajoy: Pasvididad y Actividad febril

El bloqueo que sostine Riad ayudado por el Régimen de Rajoy, es un crimen humanitario de extrema gravedad porque ocurre en un país devastado por casi tres años de guerra. Yemen depende de la importación de comida en un 80% y el 70% de esta comida llega por el puerto de Hodeida. Los precios de los productos básicos son ya tan caros por su escasez que la mayoría de la población no puede comprarlos. Los funcionarios no reciben sus salarios desde hace meses. Naciones Unidas ha dicho que 17 millones de una población de 27.5 millones pasan hambre y siete millones de ellos dependen de la ayuda humanitaria para comer; dos millones de estos desplazados por la guerra no pueden acudir a sistemas tradicionales de socorro.

Además, el país enfrenta una crisis de cólera peor que la sufrida por Haití en el año 2011. Según la Cruz Roja Internacional desde abril, al menos 370.000 personas han sido infectadas por la enfermedad y se han reportado 1.800 fallecimientos a causa de la misma. Save the Children denunció que cada 35 segundos un niño se infectaba de cólera. En los últimos meses la situación había mejorado y había optimismo en aminorar la epidemia pero el bloqueo está revertiendo rápidamente las ganancias obtenidas. La importación de pastillas de cloro es vital para combatir el cólera.

La coalición liderada por Arabia Saudí y sus socios cómplises, son responsables de la rápida expansión de la enfermedad. Ocho de cada diez muertes por cólera tienen lugar en áreas controladas por los huzíes, el grupo político que controla Saná en alianza con el ex Presidente Saleh. Estas áreas al norte del país son las más bombardeadas por la coalición y las que más daño en infraestructuras y servicios han sufrido.

Estamos asistiendo a un genocidio. Este ha sido definido como la “aniquilación o exterminio sistemático y deliberado de un grupo social por motivos raciales, políticos o religiosos”. El bloqueo saudí esta encaminado a destruir total o parcialmente a una población por razones políticas; por no aceptar un gobierno impuesto por Ryad. Los actos criminales catalogados como genocidio incluyen “matanza y lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo, sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial…”. Objetivos sin duda del actual bloqueo saudí.

Han pasado ya cinco meses desde que Mark Lowcock, responsable de los Asuntos Humanitarios en Naciones Unidas, dijera en Nueva York en una reunión del Consejo de Seguridad a puerta cerrada que el bloqueo saudí puede matar a millones de personas. Habló de siete millones. Pero aparte de condenar a Ryad y pedir el cese del bloqueo, ninguna acción humanitaria para impedirlo fue puesta sobre la mesa del Consejo. Hoy el bloqueo continúa. Los yemeníes continuan muriendo. Y la asfixia de los sobrevivientes se increementa cada día que pasa.

Llama poderoamente la atención la pasividad de los partidarios de la intervención humanitaria cuando esta tiene que ser activada contra amigos de Washington, Londres o París. Una pasividad que contrasta con la actividad febril que existe cuando son contrarios a estos poderes quienes amenazan a la población civil. ¿Quién no se acuerda de Libia?

Sobre la constante agresión saudí a Yemen todo es silencio. Las empresas de comunicación -posiblemente compradas con dinero saudí- des-informan, manipulan y construyen su posverdad. Tanto España como los distintos gobiernos europeos que venden armas a los perpetradores, esconden su complicidad en el genocidio mirando para otro lado. La pasividad reina. ¿Donde ha quedado la responsabilidad internacional de garantizar en Yemen el derecho a la vida amenazado por la intervención saudí y sus socios genocidas? ¿Donde se encuentra ese derecho que recoge la Carta de las Naciones Unidas?

Manifestación contra los atentados de Barcelona, muchos de los asistentes portaron carteles contra la venta de armas desde España.


Los principios humanitarios parecen terminar donde empiezan los intereses de Moncloa o del Departamento de Estado o el Pentágono.  La “Responsabilidad de proteger” no aplica si los perpetradores están vinculados con intereses petroleros o de vendedores de armas con sede en Europa o Estados Unidos. La Comunidad Internacional no puede seguir sin hacer nada cuando las vidas de siete millones de personas están en peligro a causa de intereses espurios y mezquinos. Está obligada a parar el genocidio


Por: REDCOM

Fuentes: El País/Página 12/El viejo Topo/BBC/

Si quieren recibir en su celular esta y otras informaciones, descarga Telegram, ingresa al link http://t.me/CanalREDCOM y dale click a +Unirme.