La buena gestión es primordial para la estabilidad de una empresa

La buena gestión es primordial para la estabilidad de una empresa




 

 

Tradicionalmente, el término “gestión” se refiere a las actividades (y a menudo al grupo de personas) involucradas en las cuatro funciones generales: planificación, organización, dirección y coordinación de recursos. Tenga en cuenta que las cuatro funciones se repiten en toda la organización y están altamente integradas. Las tendencias emergentes en la administración incluyen afirmaciones de que liderar es diferente a administrar y que la naturaleza de cómo se llevan a cabo las cuatro funciones debe cambiar para adaptarse a un “nuevo paradigma” en la administración. Este tema ayuda al lector a lograr una amplia comprensión de la gestión y las áreas de conocimiento y habilidades necesarias para llevar a cabo las principales funciones de la gestión.

 

Definición de Gestión

 

Según (Management Innovations, 2008) “la gestión es el proceso de alcanzar las metas organizacionales trabajando con y a través de personas y otros recursos organizacionales”.

 

La gestión tiene las siguientes 3 características:

 

●    Es un proceso o una serie de actividades continuas y relacionadas.

●     

●    Implica y se concentra en alcanzar las metas organizacionales.

●     

●    Alcanza estos objetivos trabajando con y a través de personas y otros recursos organizacionales.

 

Además, la gestión reúne a los seis hombres, es decir, hombres y mujeres, dinero, máquinas, materiales, métodos y mercados. Utilizan estos recursos para lograr los objetivos de la organización como altas ventas, máximos beneficios, expansión empresarial, etc.

 


Porque la gestión es tan importante?

 

Todos hemos visto, escuchado, trabajado o sido parte de una gerencia en un momento u otro. Pero, ¿se ha preguntado alguna vez qué hace que la gestión sea una parte tan integral de cualquier actividad? Las raíces de la palabra 'gestión' se remontan a la palabra latina 'manu accept', que significa 'dirigir a mano'. Esto demuestra que una gestión eficaz es aquella que realmente guía al empleado por un camino de trabajo eficiente y productivo, mientras predica con el ejemplo. Por lo tanto, podemos concluir con seguridad que un buen gerente no pedirá a los empleados que hagan algo que él / ella no puede hacer por sí mismo. En el verdadero sentido, la gestión eficaz implica la dirección y organización de personas o recursos bajo la propia influencia, para asegurar una mejor coordinación, productividad y el mejor resultado positivo posible en cualquier campo.

 

Veamos algunos puntos clave que hacen que la gestión sea importante para cualquier proceso.

Gestión para alcanzar los objetivos de la empresa

●    Ayude a su primera línea a lidiar con las objeciones de precios.

●    Aumente el valor medio de su pedido.

●    Conozca a sus clientes.

●    Sea inteligente en los negocios.

●    Concéntrese en sus clientes existentes.

●    Vuelva a generar las cuentas que han dejado de operar con usted.

●    Apunte a nuevos negocios rentables

 

Cuando una empresa comienza sus operaciones, se establecen metas específicas que solo se pueden lograr si todas las partes de la organización funcionan juntas y de manera eficiente, sin embargo pueden tener ayudas de Software de gestión empresarial que maximice su objetivo. Una gestión adecuada se asegura de que cada parte de la empresa trabaje para lograr un objetivo común sin desorden. La gerencia realmente planifica, ejecuta y equilibra los recursos de una empresa de tal manera que exista el máximo rendimiento de trabajo para lograr los objetivos de la organización rápidamente, sin perder la calidad del trabajo. En ausencia de una gestión adecuada, diferentes secciones continúan para alcanzar objetivos individuales. Sin embargo, es posible que no se logre el objetivo común, lo que provocaría retrasos, pérdidas y resultados de baja calidad.

 

Reducción del desperdicio de recursos

Cuando los recursos de una empresa se gestionan de forma eficaz, se reduce el despilfarro, lo que reduce los costes generales y alcanza el estado de "optimización de recursos". Esto significa que la empresa obtiene beneficios no solo de la producción, sino también del uso mejor y óptimo de los insumos. La utilización adecuada de los recursos y la reducción del desperdicio previenen tanto el subempleo como la explotación de los recursos. La gerencia puede identificar los recursos que son escasos y encontrar alternativas para los mismos, reduciendo así nuevamente el costo.

 

Simplificación de la estructura organizativa

La gerencia controla la división efectiva del trabajo, la especialización y la asignación de recursos. Esto crea un flujo uniforme de trabajo y especifica límites de responsabilidades, autoridad y derechos, que no se superponen. Esta estructura es necesaria, ya que aclara a cada empleado su puesto y campo de influencia en la organización. En tal escenario, cada empleado conocería sus derechos básicos, deberes, superiores inmediatos y subordinados, junto con el conocimiento de las oportunidades que le esperan, a medida que su relación con la empresa crezca.

 

Aumento de la estabilidad

La empresa debe mantenerse de tal manera que las turbulencias del mercado externo no obstaculicen el funcionamiento de la empresa. Esto requiere cambios efectivos que deben realizarse en la empresa, sin dañar demasiado la posición de la empresa ni a sus trabajadores. Sin una gestión adecuada, esto no será posible. La administración proporcionará mayor estabilidad y adaptabilidad a la empresa, ayudándola a sobrevivir a las condiciones del mercado y a crecer con el tiempo. Además, los trabajadores no estarían temerosos de perder su trabajo, lo que, a su vez, los ayudaría a trabajar con tranquilidad