Enplegua kontsolidatzeko eta egonkortzeko lege propio bat behar dugu

Enplegua kontsolidatzeko eta egonkortzeko lege propio bat behar dugu

LAB Zerbitzu Publikoak

Egoerak identifikatu eta langile kolektibo anitzak kontuan hartuko dituen Enplegu Egonkortze Eredu propioa arautuko lukeen legea eskatzen diogu Jaurlaritzari

Salbuespen egoera larrian gaude euskal administrazioetan. Enplegu publikoaren eremuan egin diren politika publikoen ondorioz, langileen ikuspegitik anabasa eta ezegonkortasuna nagusi da erakunde ezberdinetan. Azken hamarkadan, orokorrean behin-behinekotasun tasa %25etik %40ra igo da, eta eremu batzuetan 20 urte daramate deialdi publikorik egin gabe. Langile finkoen batez besteko adina 50 urtekoa da EAEko administrazioetan, eta datozen 10-15 urteetan, sektorearen arabera, langileriaren erditik %70era jubilatu egingo da behin-behinekotasuna ikaragarri igoaraziz.

Honek guztiak behin-behinekotasunari beste ezaugarri batzuk gehitzera ekarri du. Hamarkadez behin-behinean dauden langileak biderkatzen dira, beraien plaza egonkortzeko inolako aukerarik izan ez dutelako. Adineko eta antzinatasun luzeko behin-behineko langileen kolektiboa gero eta handiagoa da, eta eremu batzuk oso feminizatuak dira.

Gobernuak Madriletik etorritako debekuak aitzakia gisa jartzen ditu, baina debekurik ez zegoenean ere euskal administrazioetan ez ziren beharrezkoak ziren lanpostu deialdi publikoak gauzatzen, Jaurlaritzak beste lehentasun batzuk dituelako. Madrilen dekretuen menpe, eta inoiz positiboak direnean, berriro ere propaganda eta elkar-lehiarako erabiltzen du Lakuak neurriak aurretik iragarriz, beti ere Madrilen baimenaren zain egongo direnak, eta domina bere buruari jarriz. Zerbitzu publikoak ahuldu eta pribatizazioaren eta merkantilizazioaren joera indartzeko estrategia garbi baten gatibu gaude Euskal Herrian ere.

LABek, behin eta berriz, enplegu planak negoziatzeko beharra aldarrikatu du. Tamalgarria da Eusko Jaurlaritzak enpleguaren gaian daukan jarrera: Propaganda egitea eta iritzi publikoa bereganatzeko zenbaki potoloetako deialdi publikoak iragartzea arduragabekeria da eta ez dio inolaz ere euskal administrazioetan dagoen egoerari erantzuten. Ahoa beterik, legegintzaldi osoan 13.500 lanpostu ateratzeko plan estrategikoa aurkeztu zuen, benetako premiak aurreikusiz gero oso kopuru txikia dela jakinda ere, eta errua kanpora botaz hitza berriro jan egingo du. Esan bezala, propaganda hutsa.

Urteetan bakante egon diren eta dauden lanpostu guztiak deialdi publikora atera behar dira, baina deialdi horiek aurretik azaldu dugun egoera kontuan hartuta egin behar dira. Lanpostua egonkortzeko aukera aitortu behar zaie urteetan lanpostu horietan egon diren pertsonei, betiere administrazioan sartzeko garaian berdintasun eta gardentasun printzipioak eman baziren.

Beraz Eusko Jaurlaritzari bere ardura har dezan exijitzen diogu eta berak sortutako egoera konpondu dezala. EAEn administrazioetan egonkortze prozesuak egiteko lege tresna propioak behar ditugu, egoerak sortzen dituen beharrei aurre egingo dietenak. Horretarako, Legebiltzarrera lege proposamen bat aurkeztu dezala eskatzen diogu Gobernuari. Parlamentuan aurrera aterako ez dela jakitun, aurkeztu duen Euskal Enplegu Publikoaren Legearen proiektuak enpleguaren arazoak okertzeaz gain, arlo publikoarentzat mehatxu gehiago ere jasotzen ditu, eta eztabaidaren markoa horra desbideratzea txantaje hutsa da LABen iritziz. Behar dugun Enplegu Kontsolidaziorako Lege Propio batek administrazioetan dauden egoerak identifikatu eta langile kolektibo anitzak kontuan hartu behar ditu.

LABek ez du inolaz ere onartuko politika neoliberalek sortutako egoera bat langileen bizkarrean jartzea. Milaka langile eta pertsonen egoera kolokan dago eta hori botere publikoen ardura da. Tresnak badaude, lehentasun kontua da, eta borondatea da oraingoan ere falta dena.




Necesitamos una ley propia para consolidar y estabilizar el empleo

Pedimos al Gobierno Vasco una ley que regule el Modelo Propio de Consolidación de Empleo Público que identifique situaciones y tenga en cuenta a los diferentes colectivos

Nos encontramos en una grave situación de excepcionalidad en la Administraciones Vascas. Esta situación es la consecuencia de una nefasta gestión política en torno al empleo público, que ha dejado en la más absoluta indefensión e inestabilidad a miles de empleados y empleadas de las diferentes administraciones. En la última década la tasa de temporalidad ha aumentado de un 25% hasta un 40%, y en algunos colectivos no ha habido convocatorias desde hace 20 años. La media de edad en las administraciones de la CAPV de las y los trabajadores fijos es de 50 años, y en los próximos 10-15 años se jubilará dependiendo del sector, entre la mitad y un 70% del personal incrementando considerablemente la temporalidad.

Esta situación está provocando consecuencias graves, más allá de la eventualidad. Con el paso del tiempo se ha multiplicado la eventualidad de las plantillas, sin tener ninguna opción para consolidar los puestos de trabajo. La edad y la antigüedad de las plantillas ha ido en aumento, y algunos ámbitos están muy feminizados.

El Gobierno Vasco está buscando excusas en las prohibiciones y limitaciones que nos llegan desde Madrid. Pero no sólo está ahí el origen del problema. Antes de estas imposiciones, en las administraciones vascas no se realizaban las convocatorias necesarias, ni se sacaban las plazas existentes, porque Lakua siempre ha tenido otras prioridades. A merced de los decretos de Madrid, y si éstos alguna vez son positivos, el Gobierno Vasco los vuelve a utilizar como propaganda y disputa anunciando sus medidas un poco antes, medidas que seguirán esperando el beneplácito de Madrid, y se pondrá la medalla. A nuestro entender, en Euskal Herria, hemos sido víctimas de una política claramente enfocada a la privatización y el debilitamiento de los servicios públicos.

LAB ha reivindicado la necesidad de negociar planes de empleo. Pero, por desgracia, la actitud del gobierno es penosa: Ofreciendo grandes cifras en operaciones de propaganda para la opinión pública, lo que supone una irresponsabilidad y no responden a las necesidades reales de las administraciones vascas. Presentó a bombo y platillo un plan estratégico para sacar 13.500 plazas durante la legislatura, aún sabiendo que previendo las verdaderas necesidades iban a ser totalmente insuficientes, y volverá a faltar a su palabra echando las culpas afuera. Como decíamos, mera propaganda.

Se deben sacar a convocatoria pública todos los puestos que han estado vacantes durante años, pero se deben llevar a cabo teniendo en cuenta la situación que hemos explicado. Hay que reconocer la opción de estabilizar el puesto a quienes han permanecido en él durante años, siempre que se hayan cumplido los principios de igualdad y transparencia en el acceso al puesto en la administración.

Por eso mismo, solicitamos al Gobierno vasco, que ponga soluciones a los problemas que él mismo ha generado. En la CAPV necesitamos instrumentos legales propios que regulen procesos de consolidación, adecuados a los problemas y las necesidades propias. En este sentido, solicitamos al Gobierno, que tal y como pretende con otras cuestiones, lleve cuanto antes una propuesta de Ley al Parlamento. El proyecto de Ley de Empleo Público Vasco que ha presentado, a sabiendas de que en el Parlamento no iba a prosperar, además de empeorar la situación, también recoge más amenazas al ámbito público, y en opinión de LAB desviar el marco de debate ahí es todo un chantaje. La Ley propia de Consolidación de Empleo debe identificar las situaciones de las administraciones y tener en cuenta la situación de determinados colectivos.

LAB no aceptará que los trabajadores y trabajadoras paguen las consecuencias de una política neoliberal. La situación de miles de trabajadores y trabajadoras está en juego y es una responsabilidad de los poderes públicos. Existen los instrumentos, es una cuestión de prioridades, y ahora también es voluntad lo que falta.