El escritorio de mi ordenador habitual

El escritorio de mi ordenador habitual

Iñaki Quenerapú

Bueno, hoy decidí seguir algunos de los consejos que compartió Belle B. Cooper en un artículo publicado en Zapier a finales 2014. El artículo se titula «10 Plain Text Files You Should Have on Your Desktop for Higher Productivity» y en él Belle proponía que en nuestro escritorio tengamos únicamente diez archivos de texto plano, cada uno con una finalidad.

A mi diez se me antojaron muchos. Además, tres de ellos están focalizados en la escritura en el sentido más narrativo de la palabra y no tengo ahora el cuerpo para demasiada narrativa. Opté entonces por quedarme sólo con cuatro de los diez archivos de texto plano, al menos por un tiempo. También adapté sus finalidades a mis circunstancias y deseos personales, así que no seguí al pie de la letra las ideas de Belle, aunque casi casi sí.

Os presento a today.txt, todo.txt, done.txt e ideas.txt

El escritorio de mi ordenador habitual tiene ahora este aspecto:

Qué cosa más zen, por dios.

Y este es el plan para estos flamantes cuatro documentos de texto plano:

today.txt: la idea es simple. En este documento escribiré cada día algo que quiero que pase, a poder ser, ese mismo día. Siempre cosas que dependan mayormente de mi. Si consigo que suceda, borro el texto de today.txt y escribo una cosa nueva. Si no lo consigo ese día, pues a ver si el siguiente. Si veo que en una semana (por poner un plazo) no lo consigo, cambio mi deseo por otro, a ver si el nuevo tiene mejor suerte.

todo.txt: este documento sirve para escribir lo que tengo que hacer cada dia y ver si voy completando mis tareas o no. Una especie de getting things done, pero en plan básico. En este documento escribiré siguiendo la sintaxis que proponen en todotxt.com y gracias al coloreador de sintaxis todo.txt para Sublime Text (mi editor de textos favorito) podré verlo en colores y entenderlo mejor.

done.txt: este es curioso. Se trata de un documento de texto plano en el que anotaré con su fecha correspondiente aquellos asuntos que se han hecho/cerrado/resuelto y no formaban parte de mis tareas diarias. Cosas relevantes que me afectan y que «ya está, ya pasaron, ya sucedieron, ya terminaron». En plan breve: Titular y listo. NO es un diario.

ideas.txt: curiosamente, este ya lo tengo desde hace tiempo, aunque bastante desorganizado. El plan es usarlo para anotar las ideas que se me ocurran. Usaré un sistema basado en #hashtags para etiquetar cada idea y el texto no debe sobrepasar el ancho una línea en el editor de texto.

¡Pero la mayoría de las buenas ideas se me ocurren sin tener el ordenador delante!

Cierto. Y no solo ocurre con las ideas. Puedo necesitar hacer anotaciones en cualquiera de estos cuatro archivos de texto plano en cualquier momento del día, no solamente cuando estoy delante del ordenador.

Por ello cada vez que salgo de casa guardo estos cuatro archivos en mi móvil. Y cada vez que regreso sustituyo los cuatro archivos del ordenador por los del móvil. Por suerte tengo un método rápido para hacerlo. En el móvil tengo un estupendo editor de texto multipropósito para escribir en los documentos today.txt, done.txt e ideas.txt. Para todo.txt preferí instalar la app propia de todo.txt, (que funciona muy bien, incluye coloreado de sintaxis, es ligera y no tiene anuncios), de modo que ahí puedo gestionar mi agenda, librándome de Google Calendar y sustituyéndolo por un simple archivo de texto plano que, por cierto, puedo convertir en calendario cuando quiera.

Y esto es todo. 😀 A ver qué tal me va con este plan. Hoy al menos, todo ha ido sobre ruedas. Buenas noches.