Corredor Político Territorial Fabricio Ojeda en el marco de la pandemia, toma acciones contundentes contra las mafias de la gasolina

Corredor Político Territorial Fabricio Ojeda en el marco de la pandemia, toma acciones contundentes contra las mafias de la gasolina

Corredor Político Territorial Fabricio Ojeda


Mientras el presidente Nicolás Maduro ha tomado fuertes decisiones para savalguardar la vida del pueblo de un contagio masivo y el pueblo ha demostrado una conducta disciplinada y cívica, que dista mucho de otros países donde la falta de prevención causa aun estragos.

Vemos un escenario paralelo en el que el imperio contrataca aprovechándose de la situación, redoblando sus ataques contra los hijos de Bolívar y Chávez, el pueblo venezolano. Este imperio con saña le impide al gobierno comprar medicinas, alimentos, insumos químicos entre otros, violando los derechos más básicos del pueblo. Incluso han lanzado recientes incursiones armadas para intentar derribar la Revolución contratando a mercenarios y valiéndose de apátridas. 

Asimismo vemos con estupor como a lo interno del país algunos sectores quinta columna les hacen el juego y generan un caldo de cultivo de ineficacia, negligencia, corrupción y descaro. Tal es el caso del Municipio Unda del estado Portuguesa, donde el sistema de distribución de gasolina estaba en manos de la alcaldía PSUV y cuerpos de seguridad, quienes han superado los niveles de corrupción y descaro a un punto de quiebre.

El tráfico de gasolina era tal, que el pueblo cansado de tanta impunidad, no tolero un día más, y es que nuestro pueblo es sabio paciente, sencillo y disciplinado pero no estúpido, es un pueblo de acción, es el pueblo comunero que dejó Chávez en resguardo de la revolución.

Estos hechos de corrupción han obligado al pueblo a asumir la organización y la distribución de la gasolina, bajo control popular, basta ya de silencio cómplice y omisión.

Esto trajo como consecuencia que la alcaldía montara una campaña de descrédito contra los comuneros, como lo han hecho los que manejan el poder en más de una oportunidad, contra los legítimos cuadros de la revolución. 

El pueblo de Bolívar sabe crecerse en las dificultades, lo que ha permitido más organización popular y contraloría social para acabar con las mafias que son dirigidas por el alcalde y algunos cuerpos de seguridad del municipio.

Los niveles de presión llevaron a la organización a diferentes sectores como el transporte público y privado, comercio, productores y particulares, quienes junto al gobierno comunal le hacen frente a la otra pandemia de la corrupción y de los apátridas aniquiladores de este proceso que tanto nos advirtió Chávez.

Se ha generado una agenda de lucha y ciclos de asambleas para fortalecer la organización para la distribución y evitar así el negocio, el chanchullo y el desangramiento al pueblo.

Vemos con preocupación cómo en este Municipio un alcalde del PSUV atenta contra la organización comunal, según él los comuneros son bándalos, delincuentes, terroristas, anarquistas, porque la organización popular no se presta para alcahuetear y solapar las sinvergüensuras que estos secundan, prueba de ello es que cada vez que llega al Municipio y un cisterna de gasolina de 36 mil litros aprox, la alcaldía solo le distribuye a 60 vehículos colocándole 15 a 20Lts aproximado de gasolina 3 y 5 litros a 200 motos.

La comuna en la última distribución hecha en el Municipio logró abastecer a más de 800 colocándole a cada vehículo de 30 litros 50 al sector productivo vehículos y más de 1200 motos 5 litros, con la misma cantidad de litraje.


La pregunta que hace el pueblo es ¿Para dónde se iban los otros litros? ¿Quién esta detrás de estas acciones? ¿Quién se esta enrriqueciendo ilícitamente, con el dolor del pueblo? y a qué costo, ¿cómo son capaces de administrar la decadencia burlándose del presidente, la patria y el pueblo llano?.

El plan salta a la vista, quieren desmoralizar al pueblo y así desmovilizarlo, pero una vez más se equivocaron con el movimiento comunero quien no acepta ni chantaje, ni amenazas, y se alimenta de la soberanía popular que emana de las decisiones del pueblo, con volundad y mandato irrevocable.

¡¡¡COMUNA O NADA!!!