Carta de una internacionalista que combatió en Serêkaniyê

Carta de una internacionalista que combatió en Serêkaniyê

@InfoAgitacion




por hevalDeja un comentarioen Carta de una internacionalista que combatió en Serêkaniyê

Traducción de una carta de una amiga internacionalista anarquista que luchó en #Serekaniye. En ella, ella da un testimonio vibrante sobre la lucha de los Serekaniye y nos anima a todos a seguir de pie en todas partes del mundo:

Compañeros, compañeras,

Creo que ahora es importante que nuestras voces de Rojava, desde el corazón de esta lucha, sean escuchadas. Una lucha por la vida, por una existencia digna, por una democracia genuina y por la libertad de todas las mujeres.

Me gustaría decirles cómo fue la resistencia a los Serêkaniyê, cómo fue el principio, cómo fue el final y también lo que pasó en el medio. Serêkaniyê se encuentra actualmente en manos de bandas yihadista con el apoyo de Turquía, con el acuerdo de los Estados Unidos. En un momento dijeron que habría un alto el fuego de cinco días… No nos lo creímos ni por un segundo. Y así fue – los ataques no se detuvieron, tal vez fueron reducidos, pero nos siguieron atacando con la artillería pesada, los bombardeos y los aviones. Si hay bombardeos, hay muy poco que se puede hacer; te escondes detrás de un árbol y esperas que no te hayan visto correr o descubierto tu lugar. Los cinco días del supuesto alto el fuego fueron, de hecho, cruciales para que los Estados Unidos y Turquía pudieran redefinir el conflicto, para redirigir la situación de guerra, enfrentamiento y resistencia a nuestra retirada obligada, que nadie había esperado. Nadie lo podía creer, después de once días de resistencia, hermosos y muy duros al mismo tiempo, salimos de la ciudad.

La invasión turca de Serêkaniyê había comenzado unos días antes, el 8 de octubre, con un bombardeo de nuestros puestos militares, que no se respondió con el fin de no liberar lo que pasó más tarde de todos modos. Fue un intento de los amigos para proteger a la población y a la sociedad. Pero al día siguiente, entre las 3 pm y las 4 pm, hubo otro bombardeo en una de las estaciones de las YPG, donde cayeron cinco amigos, y a partir de entonces han sido la frontera completa. Los primeros días fueron muy caóticos. Hemos intentado mantener la cabeza clara y mantener la calma y prepararnos para la invasión. Los últimos meses de preparativos tienen sentido, se convirtieron en realidad.

Además de todos los miedos de darse cuenta de lo que significa la guerra, el coraje de tomar una decisión y al mismo tiempo están las dudas de que todo sería silenciado, que nadie en el mundo se daría cuenta de esta barbarie. Cuando llega la guerra, es una guerra remota, con muchos bombardeos impredecibles que solo se escuchan en el último momento. Cuando caen las bombas, caen, cuando pasa, pasa. Después de días una aprende a reconocer, y al mismo tiempo, empiezan a llegar los heridos, con los sentimientos que despiertan en nosotros; la tristeza por un lado porque la máquina de guerra es monstruosa, y por otro lado la fuerza para luchar también por Ellos. Todas las unidades de defensa que ya estaban aquí y que llegaron cuando se aumentó el ataque turco, mantuvo la ciudad a salvo a pesar de los movimientos de las bandas yihadista y permitió el traslado de los heridos a la ciudad de Til Temir. Hasta que Turquía cortó este camino y ya no era posible llevarlos allí. Esto fue muy difícil para todos nosotros, porque no podíamos darles la atención médica necesaria. Algunos de ellos se estaban deteriorando rápidamente y un amigo murió esperando el tratamiento médico. Y más ira llegó a nuestros corazones.

Cuanto más ataques llegaron, más coraje tuvimos. Al mismo tiempo éramos conscientes de que estábamos lidiando con el segundo mayor ejército de la OTAN y si caíamos, ¿quién iba a contar esta historia de barbarie y resistencia? Hemos protegido la ciudad con el pensamiento de lidiar con todas las consecuencias y nadie esperaba que nos fueramos a ir de la ciudad como la dejamos. En nuestras conversaciones, en momentos de pausa, todos estábamos decididos y convencidos de que Serêkaniyê nos pertenecía y así es. Fue increíble para mí tener a estos amigos a mi lado, para ver cómo luchan, para aprender de ellos, porque su lucha viene del corazón y cuando fueron heridos, sólo querían una venda, medicina y de vuelta al frente. Estas personas luchan por la vida. Porque creen en la revolución y esta fé es un valor tan fuerte que nunca la he sentido con tanta intensidad antes.

Serêkaniyê había visto la guerra antes y tal vez por eso nuestra retirada fue tan dura. Ahora estamos en otros lugares. Porque la guerra aún no ha terminado, hay mucho que perder y mucho por ganar. Es nuestra tarea defender la resistencia, hacer que sea pública, seguir luchando como todos lo hacen aquí y allá. En Serêkaniyê nadie ha parado hasta el día de hoy, nadie se ha sentado, la lucha y la vida siguen. No debemos olvidar que cada paso es un paso adelante, para los mártires, para las casas destruidas, para que se vuelvan hermosas de nuevo, como la vida que tienen.

Cuando nos fuimos, pude ver la ciudad ardiendo desde la ventana y no pude aguantar las lágrimas, no podía soportar las afueras bombardeado, las ruinas. Pero ¿sabes qué? Los vamos a ganar de vuelta, y lo liberaremos, y los haremos aún más hermosos, más libres y sin ningún rastro de esta barbarie. Lo haremos por las madres y niñas desplazados, por los mártires, por los valientes amigos, por esta tierra que también produce vida bajo las bombas. Por el lado de los amigos que han estado aquí durante muchos años en el movimiento, encontré la amistad, el coraje y el amor para defender la revolución. Y sólo esos simples sentimientos me hacen creer en el futuro. Cuando nos fuimos de la ciudad con el convoy, vimos la bandera turca que ya estaba unida al puesto de control en la entrada a la ciudad, vimos las caras de nuestros enemigos que se habían escondido en los edificios hasta poco antes para disparar. Ellos salieron a la calle, reunidos en los balcones… Ahora nos hemos retirado, pero no vamos a parar, y todo el mundo debe saber lo que está pasando aquí.

Y sé que no debería agradecerles por toda su solidaridad, porque la solidaridad es parte de nosotros, parte de la lucha, pero no sabes lo que significaba cada foto, cada texto que nos enviaste. Todo lo que pudimos ver viniendo juntos desde miles de lugares nos dio tanta fuerza. Todos ustedes, dejando a un lado sus diferencias y reunirse en una solidaridad internacionalista unificada. No deben parar, porque esto es sólo el principio. No es sólo una operación militar, sino un intento de destruir una cultura, unas ideas, un sueño. Siempre y cuando haya tanques o soldados turcos, no vamos a parar. Puede tomar años, pero no vamos a permitir que el fascismo vaya más lejos. Si quieren derrotar a Rojava, se van a encontrar con el odio de las nuevas generaciones que ellos mismos generan. Nuestra lucha se perpetuado a través de miles de generaciones que van a seguir la resistencia. No dejemos de mirar aquí, la guerra no es sólo unos meses de conflicto, es algo que tiene consecuencias que no se deben olvidar.

Rusia y las tropas de Assad se están extendiendo por todo el territorio. El ISIS se está reorganización a sí mismo, especialmente en la zona de Til Temir, restaurando una organización ideológica y militar que nunca había desaparecido por completo. Muchas familias que se fueron de Serêkaniyê a Til Temir están ahora de nuevo obligadas a mudarse a Qamişlo o incluso a Başûr (Kurdistán sur). La guerra continúa, aún no ha terminado. La importancia de su apoyo es enorme, yo diría decisivo, y ni siquiera tanto en cuanto a propaganda, sino en con el simple hecho de qu me siento cerca de vosotros, ese sentimiento de que no estamos solos, sabiendo que muchas personas están detrás de ella. La solidaridad nos da aún más valor. Nuestra moral es alta, vamos a seguir defendiendo todo esto, aprendiendo en cada turno, llevando a cada amigo con nosotros, en cada sonrisa, en cada gota de sudor, en cada momento de soledad o miedo. Es todo tan hermoso y grande que no puedo describir. Vamos hacia adelante, amigos, aquí vamos.

#WomenDefendRojava #RiseUp4Rojava