¿Cómo fomentar el juego simbólico en niños?

¿Cómo fomentar el juego simbólico en niños?

Patricia Muñoz, maestra de Educación Infantil

El juego simbólico es aquel a través del cual los pequeños recrean y representan cuanto ocurre a su alrededor. Por esta razón, es fácil imaginar que algunos de sus principales exponentes los constituyen cocinitas, casitas infantiles, cajas de herramientas o muñecos, que les sirven para simular situaciones cotidianas que viven en compañía de sus familias.

¿Es necesario el juego simbólico? Sí y mucho, puesto que se considera fundamental para el desarrollo de niños y niñas, dándose de manera natural y formando parte de su proceso de aprendizaje y crecimiento. Sin duda, una de las mejores actividades de la infancia para que creen mundos paralelos, inventen realidades y jueguen a mostrar otra identidad.

Beneficios del juego simbólico


El que nos ocupa es un juego imprescindible para el desarrollo y crecimiento infantil. Son múltiples los beneficios que aporta al desarrollo global, ayudando a que los niños crezcan sanos. Respecto a él, la labor de los padres es la de facilitarlo y permitirlo, algo muy fácil si se parte de la base de que se produce de forma espontánea y en cualquier momento y lugar.

El “top ten” de los beneficios del juego simbólico para los niños está formado por:

  1. Les ayuda a comprender el entorno que les rodea. La interpretación de diversos roles hace que los peques adquieran un concepto real del mundo que tienen a su alrededor.
  2. Favorece su desarrollo social. Interpretar diferentes roles lleva a los niños a la práctica de las habilidades sociales básicas del estilo de la asertividad, la empatía, la comunicación o la solución de conflictos.
  3. Potencia su expresión corporal. Así, permite a los peques expresar y canalizar sus sentimientos, conflictos internos, problemas o tensiones. Una vez representen la realidad, dejan salir aquello que les frustra, asusta, preocupa o agrada.
  4. Promueve el desarrollo del pensamiento y del lenguaje.
  5. Fomenta la interiorización de las reglas sociales básicas.
  6. Les hace sentirse libres por un rato. Digamos que es su tiempo para romper normas y desconectar de la obediencia a los adultos. Uno de sus fines es que den rienda suelta a la creatividad y a la imaginación.
  7. Les permite asimilar los distintos roles de las personas.
  8. Les invita a comprender que en la vida abundan los diferentes puntos de vista, lo que abre su mente más allá de lo que son ellos mismos.
  9. Les sugiere la creación de diversos aprendizajes de modo significativo.
  10. Desarrolla la imaginación y la creatividad y propicia la iniciativa personal.

¿Cómo fomentarlo?

Madre mostrando cuento de actividades a su bebé

Fomentar y desarrollar el juego simbólico en sus hijos es una labor propia de los padres que además es muy sencilla. Si tienes hijos, basta con emplear unos simple consejos para ver cómo disfrutan jugando a tiendas, desempeñando roles de papás o mamás, o haciendo de enfermeros o astronautas.

Sigue estos 6 consejos para fomentar y desarrollar el juego simbólico en los niños y constatarás que los resultados llegan solos:

  1. Recuerda que el material adecuado es imprescindible. No pretendas que tus hijos elaboren una realidad a partir de la nada, aunque no dudamos de su capacidad para eso, ¡y para más! No obstante lo ideal es proporcionales el material preciso para elaborar la realidad, que no tiene que ser nada elaborado, bastando con una simple caja de zapatos para que su imaginación vuele hasta destinos imaginarios.
  2. Actúa a modo de ejemplo en tu vida diaria. Tus hijos son esas personitas que imitarán al detalle tu actitud y palabras. Procura actuar de modo que puedas ser imitado y ellos serán los encargados de replicar la realidad que les envuelve día a día.
  3. Juega con ellos. Recuerda que siempre serás bienvenido en su pequeño mundo inventado. ¿De verdad vas a desaprovechar la oportunidad de vivir divertidos momentos en su compañía mientras les ayudas a aprender?
  4. Apoya la creación de situaciones mentales en las que combinen realidad con imaginación. Para lograrlo proponles juegos o la representación de personajes.
  5. Respeta su juego pero mantente alerta. Dejar que jueguen y no limitar su acción puede convertirse en el cauce ideal para observar lo que expresan a través de sus juegos.
  6. Aprovecha esta actividad para introducir aprendizajes. Saca rendimiento al valor lúdico del juego simbólico para presentar situaciones en las que les enseñes cómo resolver conflictos o a ponerse “en los zapatos” de otro, por ejemplo.
  7. Utiliza juguetes especiales para fomentar el juego simbólico. Mira este artículo con ejemplos de juego simbólico de Educa Peques para ampliar información.

Y hasta aquí toda la información importante sobre el juego simbólico en niños. Ahora, ¿a qué esperas para fomentarlo e impulsar la creatividad y el desarrollo del pequeño?