Bebés

Bebés

Willy

Hola mucho gusto a todos los queridos lectores que pudieran llegar a leer estas palabras, mi nombre es Willy y recientemente me he convertido en padre y todo lo que tiene que ver con los bebés ahora me llama mucho la atención, recientemente compré un silla para bebés en Bebes Victoria y me llamó mucho la atención de donde surgió toda esta idea de las sillas, pero toda la variedad de ellas, por lo tanto el día de hoy he decido hablarles un poco al respecto.

La silla es un mueble que suele tener un respaldo, generalmente cuenta con tres o cuatro apoyos y su finalidad es la de servir de asiento a una persona.1​ Las sillas pueden estar elaboradas con diferentes materiales: madera, hierro, forja, plástico o una combinación de varios de ellos.

Según su diseño, las sillas pueden ser clásicas, rústicas, modernas, de oficina, etc. Las que son anchas, con respaldo algo alto, con brazos y balancín se denominan sillones. Las que también cuentan con brazos pero son estrechas se denominan butacas, como las de comedor o de teatro. Las que son muy cómodas, con brazos y respaldo bajo se denominan poltronas o sofá.

Las representaciones más antiguas de las sillas se encuentran en el arte antiguo egipcio, de Oriente Próximo y en el arte griego clásico.2​ En el siglo VI a.C., los griegos inventaron el Klismos, una silla de patas y respaldo curvos. Estas sillas son omnipresentes en el arte griego de aquella época, en el cual sirven de asiento a todo tipo de personajes.3

A principios de la primera dinastía egipcia (aprox. 3185 a 2925 a.C.), la carpintería se desarrolló rápidamente, probablemente gracias a la proliferación de herramientas de cobre. Las viviendas más adineradas comenzaron a ser equipadas de camas, cofres, sillas y taburetes, a veces ornamentadas con elementos de cobre o de marfil. Las patas de los muebles solían estar talladas en forma de patas de animales domésticos.4​ Las viviendas más humildes no poseían ninguna silla, o sólo para la persona más importante de la familia, mientras que las familias moderadamente ricas poseían sillas pintadas como las de gente adinerada, pero de calidad mucho menor.