Dr. Guevara en Sª Maestra: El libro de su mochila

Dr. Guevara en Sª Maestra: El libro de su mochila

@kamal6rosas

Era un guerrillero adolescente en agosto de 1958, pero con más de un año de estar en el Ejército Rebelde: El General Enrique Acevedo (F.A.R. Cuba) relata una emergencia que vivió en la guerra revolucionaria, un episodio sumamente revelador de la poética humanitud de su jefe, el Comandante Guevara. Estamos recordando al Che a 50 años de su bestial asesinato; otro argentino muerto por la macabra violencia del imperialismo. El general Acevedo, en el volumen "Descamisado" (Eds' CN ING), cuenta un episodio que retrata un aspecto en la personalidad del Dr. Guevara.

«El golpear de la aviación es casi insoportable. A las siete de la mañana, o a más tardar a las ocho, nos caen arriba una o dos parejas de aviones .. He comenzado mi marcha en busca de viandas a las cuatro de la madrugada .. Es un día tranquilo.. Sin embargo, al llegar a la casa que ocupa el Che a la salida de El Jíbaro, observo dos puntos negros que vienen rasantes. No tengo dudas de que son ellos .. Caen las dos primeras bombas. Durante quince minutos siento el golpear de las balas y los rockets .. Todo el fuego se concentró junto a la casa aislada de la comandancia. Su techo de fibrocemento voló, las paredes son una criba. No hay dudas de que fue un chivatazo .. Me acerco al refugio y lo encuentro vacío .. En la cocina arde una hornilla, no hay peligro de incendio. En un cuarto veo objetos personales y una mochila abierta. Me es conocida, es del Che. Me pica la curiosidad al ver un libro, me preparo a confirmar el contenido de las misteriosas lecturas de mi jefe. Cuál no será mi sorpresa, no es de Mao ni de Stalin, es lo menos que esperaba: "Un yanqui en la corte del rey Arturo" (Mark Twain). No salgo del estupor .. Rápidamente coloco el libro en su lugar y pongo algunos escombros sobre la mochila para que no se note que registré en ella .. Al salir me percato que ya se acercan los moradores .. Veo al Che sin gorra y me dice uno con sorna: -¡La perdió echando un pie parejo con nosotros!-. Él también a veces siente miedo .. Viene sumamente molesto. Ya junto a mí, me mira de soslayo dos veces, mientras inicio mi retirada tarareando mi mejor canción.»