[Alerta antifascista] La "Plataforma Global Contra las Guerras" y su complicidad con los discursos y las prácticas de la extrema derecha

[Alerta antifascista] La "Plataforma Global Contra las Guerras" y su complicidad con los discursos y las prácticas de la extrema derecha


Este breve informe pretende alertar a las organizaciones y personas de izquierdas, antifascistas y demócratas en general de la peligrosa deriva que determinados sectores políticos, bajo la bandera de un supuesto "antiimperialismo" están protagonizando en los últimos meses. Dicha deriva los está llevando a asumir con cada vez más frecuencia mensajes propios de la extrema derecha neonazi e incluso a compartir espacios políticos con ellos.

Aunque algún otro colectivo parece acompañar ese camino puntualmente, las personas que protagonizan esta peligrosa deriva lo hacen principalmente amparadas en las siglas de la Plataforma Global Contra las Guerras (PGCG), que actúa fundamentalmente en Madrid.

Los refugiados como "amenaza"

Esta Plataforma convocó en noviembre un acto bajo el lema "Europa amenazada. Europa en el objetivo, a través de los refugiados", que fue el que hizo saltar inicialmente las alarmas en algunos sectores antifascistas. Como se puede ver, en la convocatoria de este acto las principales víctimas de las guerras imperialistas que asolan Siria, Irak y otros países son presentados no como tales sino como un peligro... para nuestro continente.

El discurso de la extrema derecha es calcado aquí por sectores supuestamente de izquierdas, que en lugar de señalar la responsabilidad de esa Europa y sus instituciones en los conflictos que asolan el medio oriente -al igual que su criminal política migratoria- pretende situar a nuestro continente en un supuesto "objetivo" o punto de mira de no se sabe que complot internacional contra su civilización. Este discurso, por suspuesto, también ignora que la mayor parte de personas refugiadas no están huyendo a Europa, sino a otras zonas de su propio país o a países de su entorno.

A continuación se puede ver el cartel, del acto con dicho lema:

En el delirante texto de convocatoria del acto, que llega al extremo de acusar a los refugiados de ser parte de un complot anti-europeo por disponer de chalecos salvavidas o móbiles, a pesar de afirmarse al inicio una hipócrita "solidaridad" con ellos, recoge el habitual argumentario racista, xenófobo e islamófobo, acusándo a las personas que huyen de las guerras de "traer el Estado Islámico al corazón de Europa" y hasta afirmando que existen "miles de combatientes del ISIS" que viajan como refugiados. Este pseudoanálisis conspirativo obvia, entre muchas otras cosas, el hecho de que hay muchísimos más ciudadanos europeos cometiendo actos terroristas en Oriente Medio (sea en las filas del ISIS o en las de los países de la OTAN) que a la inversa. De hecho, la mayoría de atentados atribuidos al ISIS en Europa fueron cometidos por ciudadanos ya nacidos o criados en este continente, por lo que ni siquiera existe una base empírica real sobre la que fomentar estos peligrosos discursos del miedo.

Con anterioridad la Plataforma ya había defendido las mismas teorías xenófobas en algunos artículos en su blog, como este: "ENTRE LOS MILES DE REFUGIADOS HAY DECENAS DE MERCENARIOS DEL ISIS

El discurso es calcado al de colectivos de extrema derecha como Hogar Social Madrid, que también denuncia que supuestamente "abrimos las puertas" al yihadismo en Europa:

Colaboración con colectivos fascistas

A raiz de este y otros hechos similares, se fue conociendo que la asunción de estos postulados por parte de la Plataforma -o al menos de parte de sus miembros- no era un hecho casual y que respondía a una evolución política de fondo que llegaría a justificar explícitamente la colaboración con colectivos y militantes nazis.

En conversaciones en grupos de debate públicos para la coordinación de acciones políticas, diferentes personas de la PGCG defendieron asistir (y reconocen haberlo hecho) a concentraciones del "Frente Europeo en Solidaridad con Siria". Dicho "Frente" es una organización pantalla de la extrema derecha que actúa en diferentes países utilizando consignas aparentemente antiimperialistas para solidarizarse con Siria y su gobierno. En Italia está vinculada a Casa Pound y Forza Nuova, en el Reino Unido al British National Party y en Grecia a Amanecer Dorado. En el Estado Español tiene vínculos directos con el Hogar Social Madrid, que interviene frecuentemente en sus actos y con otros colectivos fascistas como Falange Española de las JONS, España 2000 o Alianza Nacional.

Aun sabiendo esto, la PGCG (o al menos varios de sus miembros) defienden no sólo acudir a sus actos, sino también invitarlos a los suyos. Se afirma incluso que personas de esa organización fascista asistieron tanto al CAUM como a la Fiesta del PCE.

También, y sin que exista constancia de si finalmente se consumó tal hecho, sabemos que existía la voluntad explícita de invitar de nuevo a neonazis a asistir como invitados a un acto en el CAUM, precisamente sobre refugiad@s, el reseñado más arriba. Recordemos que el CAUM fue víctima en el pasado de atentandos de la extrema derecha.

Estas mismas personas, después de negarlo, finalmente asumen que "aunque fueran nazis" eso no les supone motivo suficiente para dejar de colaborar con ellos porque supuestamente "comparten nuestros mismos lemas".

A continuación, algunos extractos de los debates donde sin dejar lugar a dudas confirman esa participación y esos vínculos:

En las concentraciones a las que asistieron representantes de la Plataforma Global Contra las Guerras intervinieron desde militantes falangistas hasta Melisa Domínguez Ruiz, la portavoz del Hogar Social Madrid, que en su línea habitual hizo un alegato contra las personas refugiadas. A pesar de eso, miembros de la PGCG definen su dicurso como "impecable".

A continuación se pueden ver dos vídeos de actos del Frente Europeo de Solidaridad con Siria, con intervenciones de la neonazi Melisa y otros militantes de la extrema derecha:

Las ilustrativas crónicas de sus dos últimas concentraciones pueden leerse aquí y aquí.

Ambas habrían contado con representación de la PGCG, según confirmaron algunas de sus integrantes.

De nuevo, vinculando refugiad@s y terrorismo

En la línea del acto anterior, pero dando un paso más en la infamia, la PGCG organiza una nueva charla el 25 de febrero, esta vez en colaboración con el PCE, en el que el lema y la iconografía es otra vez perfectamente asimilable a la de la extrema derecha, que como sabemos ha hecho en los últimos años del combate a la inmigración su principal campo de batalla. Precisamente el Estado Español es uno de los territorios de Europa donde estos discursos han tenido hasta ahora menos predicamento, por lo que preocupa que sea precisamente en la supuesta izquierda donde afloren esos mensajes.

A continuación se puede ver la convocatoria del PCE de Carabanchel con el cartel del acto, que representa a los refugiados como una turba armada con lanzas y con el conocido mito del caballo de Troya. La idea que se quiere transmitir es muy clara, y es una habitual del discurso fascista:

Libro compartido con nazis y fascistas

Por último, se tuvo conocimiento de la publicación de un libro dirigido por el fascista Carlos Paz y coeditado por Ediciones Esparta (de extrema derecha, como se puede comprobar con un breve vistazo a su web) y el ya citando Frente Europeo de Solidaridad con Siria. En dicha obra, una portavoz de la Plataforma Global Contra las Guerras (y alguna que otra figura supuestamente identificada con la izquierda, lo que añade más preocupación al asunto) comparten entrevistas con gente como Sánchez Dragó o Pedro Varela, el dueño de la ahora cerrada Librería Europa, conocida por difundir la obra de Hitler, invitar a dirigentes del Ku Klux Klan y hacer apología del genocidio y el odio racial.

Todo esto parece enmarcarse en una deriva de fondo, como también ilustran artículos publicados en su blog por la PGCG como este en defensa de Trump y negando su carácter racista e incluso recogiendo declaraciones de Marine Le Pen, cabeza visible de la extrema derecha francesa.

Lo aquí reseñado nos parece de suficiente relevancia como para que el movimiento antifascista reaccione de algún modo e impida que los mensajes e incluso los militantes de la extrema derecha se inflitren en nuestros discursos, nuestros espacios y nuestras luchas.

¡No pasarán!